¿Minoxidil o finasterida?

Resuelve todas tus dudas con nosotros

¿Qué son
finasterida y minoxidil?

¿Cómo funcionan
minoxidil y finasterida?

El minoxidil es un vasodilatador que contribuye a que los nutrientes circulen con mayor facilidad por el torrente sanguíneo. Aplicado sobre el cabello en concentraciones del 2% -para mujeres– y del 5% –para hombres–, el minoxidil consigue que los folículos pilosos estén mejor nutridos y más sanos. Un folículo piloso más sano ayuda a evitar la caída del cabello e incluso puede llegar a regenerarlo.

El minoxidil se aplica directamente sobre el cabello a tratar, bien en forma de spray o como gel, una o dos veces al día, según recomiende el médico.

Por su parte, la finasterida se ocupa de bloquear la enzima-alfa reductasa, que convierte la testosterona en dihidrotestosterona o DHT, el desencadenante genético de la alopecia androgenética. Con esta enzima controlada gracias a la finasterida, es de esperar que la caída del cabello se interrumpa y, en algunos casos, incluso se regenere.

El tratamiento con finasterida es por vía oral, de por vida.

Si tienes dudas entre el uso de minoxidil o finasterida

Ven a una 1ª Cita sin coste, donde te haremos un diagnóstico certero y te propondremos el tratamiento más recomendable en tu caso.

Efectos secundarios
del minoxidil y de la finasterida

Ambos tratamientos persiguen lo mismo, pero el modo en que lo hacen es distinto: el minoxidil se encarga de estimular el cuero cabelludo directamente, y la finasterida modifica la población hormonal y bloquea el avance de la calvicie desde dentro del cuerpo. Estas diferencias los convierten en tratamientos compatibles.

Entre los efectos negativos del minoxidil destacamos que puede producirse reacciones alérgicas y la aparición de vello cutáneo en algunas mujeres.

La finasterida también puede ser la primera solución en muchos casos, particularmente en aquellos donde el minoxidil no es lo suficientemente fuerte. El tratamiento con finasterida es más agresivo que el de minoxidil, pues no deja de ser un tratamiento hormonal, suave y dirigido a una sola clase de hormonas, pero lo suficientemente influyente como para que esté prohibido en mujeres. Además, y debido al cambio hormonal, se recomienda que los usuarios de finasterida se realicen revisiones médicas cada cierto tiempo.

Otro de los efectos secundarios de la finasterida es que los primeros resultados tardan en llegar: la mayoría de las veces sólo son visibles a partir del 6º mes de tratamiento, y algunas veces hasta pasado el año. Esta característica puede desanimar a los consumidores de finasterida más impacientes, que interrumpen su tratamiento. Al hacerlo, resetean el tratamiento y pierden lo que llevaban ganado; lo mismo ocurre si se deja de aplicar el minoxidil.

Test capilar online

Averigua si tu caída puede ser alopecia en 1 minuto

Mujer